Consejos para elegir tu fotógrafo de bodas (1ª parte)

Consejos para elegir tu fotógrafo de bodas (I)

Confía en un profesional

Cuentas con el amigote que tiene una cámara buena y hace unas fotos requetechulis y en realidad lo que sucede es que confías la construcción del recuerdo de mayor valor del día de tu boda en los automatismos de una cámara electrónica que en cualquier momento puede dejar de funcionar.

EXIGE PROFESIONALIDAD: el fotógrafo profesional tiene el ojo, la mirada entrenada; una vez concentrado en su trabajo no se distrae y su cerebro va a cien por hora. Un profesional no tiene miedo a la responsabilidad y no necesita revisar en la pantalla las fotos que hace porque sabe que están bien hechas. La técnica está tan asimilada que el fotógrafo sólo se centra en captar la selección de los mejores momentos sin necesidad de lucimiento.

La foto que acompaña a este artículo es ilustrativa de lo que sucede cuando no se contrata un profesional de la fotografía. Que los novios estén desenfocados es producto del fallo de la máquina que ha enfocado al centro, pero es más grave porque el fotógrafo debe conocer su cámara como para adelantarse a ella, debe enfocar antes y encuadrar después, o bien enfocando manualmente.

A un colega no puedes exigirle responsabilidades por un trabajo mientras que el profesional, en cambio, tiene el deber de responder y cumplir. El contrato es tu garantía y el único documento válido para interponer reclamaciones en caso de disconformidad con los servicios prestados. Tu amigo lo hará con ilusión, generosidad y cariño, pero el fotógrafo vive de hacer bien su trabajo y su día a día es hacer buenos reportajes.

Si no pones a servir la cena a tus amigos…, si no encargas la música a la familia, ni te cose tu abuela el vestido ¿Por qué te la juegas con la fotografía?

No te la juegues, ¡Contrata a un profesional!

AFfotógrafos | Servicios profesionales de fotografía en Huelva y Sevilla Up