Fotos de boda en Huelva

Fotos de boda. Candela y Manu se casan en la Costa de Huelva.

Hacer fotos de boda es en días como éste se puede considerar un lujo de oficio. Como unos invitados más nos sentimos los reporteros de af fotógrafos en el día grande de esta pareja impresionante. Fue precioso todo, de principio a “fin”, y hoy narramos la historia de Candela y Manu, que celebraron su día en un entorno privilegiado de la costa de Huelva:

af-fotografos-foto-bodas-huelva-boda-candela-y-manu_collage

La pareja se encargó personalmente de la decoración de todas las estancias del recinto, desde los jardines para la ceremonia civil hasta la de la barra libre, pasando por los alrededores. Una ventaja para las fotos de boda. ¿El lugar? Un auténtico paraíso: un precioso balcón natural sobre la desembocadura en el Atlántico del Río Piedras, dentro de un bosque de pinos.

Candela parecía tranquila a pesar de que es un “revoltillo”. La mezcla de naturalidad y simpatía que hay en ella (y su familia) se plasmaba con facilidad en cada imagen, con el auxilio de una luz preciosa en la casa. Por su parte, Manu y los suyos se hospedaban en un hotel de la costa, llegados todos desde Orcera, Jaen, de donde son oriundos. Manu estaba algo más nervioso, emocionado, deseando poder sacar de sí la felicidad de sentirse tan acompañado a pesar de la distancia con el hogar.

af-fotografos-foto-bodas-huelva-boda-candela-y-manu_colagge ceremonia

Llegados a ese precioso mirador en que todo estaba dispuesto, celebramos una emocionante ceremonia con las intervenciones de Mati y Carlos, además de otros familiares directos. La primera, hermana de Candela, nos contaba con cómplice pillería los orígenes de la relación que en ese momento se formalizaba, provocando entre los invitados muchas risas y algún que otro gesto de sorpresa. Por su parte, Carlos, primo del novio, narraba las peripecias de la pareja en esas semanas impagables de verano en Orcera disfrutando de esas maravillosas edades, y también de las fiestas estivales de todo pueblo cercano. Hasta el tiempo se comportó: dejó de llover minutos antes de que los novios llegaran a su boda.

Tras el sí quiero y esos primeros minutos de reencuentros, abrazos, besos y sentimientos a flor de piel, pudimos disfrutar de la brisa costera de El Rompido atenuada por el mar de pinos que nos cobijaba. Música, iluminación, decoración, el servicio del cátering, la amabilidad de la gente… todo era genial. Tantas cositas buenas nos añaden un plus de responsabilidad: fotos de boda que deben estar a la altura. La exigencia crece como la montañita de un reloj de arena en eventos así.

Collage-fiesta

El reportaje de boda iba llenándose de felicidad. Varias sorpresas esperaban a los novios en el comedor, todo en un ambiente de lo más agradable. ¡Lo estamos pasando genial!

Y finalmente, pasábamos a la terraza discotequera a disfrutar del flamenco y del rock´n roll con una copilla en las manos. No faltó “de na”: ni photocall, ni zapatos de esparto para que las mujeres descansaran de los tacones… ni la tarta de cumpleaños de Paco, el hermano de la novia, que cumplía años el mismo día que su hermana se casaba. En definitiva, un día muy especial para todos los que tuvimos la suerte de compartirlo con Candela y Manu.

Gracias pareja, ¡Salud y felicidad siempre!

Ver galería completa:

AFfotógrafos | Servicios profesionales de fotografía en Huelva y Sevilla Up